¿Por qué siento culpa después de comer y cómo superarlo?

culpa después de comer


La culpa por comer es algo muy común, más de lo que te puedes imaginar.

Casi un tercio de todos los alimentos que se consumen nos hacen sentir culpables, según un estudio.

La culpa por la comida es causada principalmente por la conciencia de que la comida no es saludable. También se descubrió que el alto contenido de azúcar y comer en exceso son las principales causas de culpa.

El problema es que ese sentimiento de culpa puede ser dañino para tu salud mental y emocional. Y puede llevar a desórdenes alimentarios.

culpable por comer

POR QUÉ NO NECESITAS SENTIRTE CULPABLE POR COMER

No hay necesidad para sentirse culpable o avergonzada por tu alimentación.

Una dieta y un estilo de vida bien equilibrados incluyen todos los tipos de alimentos y honran los muchos roles que desempeñan los alimentos en nuestra vida, desde nutrir nuestro cuerpo a nivel celular hasta las tradiciones, la cultura y el disfrute.

Hubo un estudio en el que se preguntó a si asociaban más el pastel de chocolate con la culpa o la celebración.

Las personas que dijeron que el pastel de chocolate estaba asociado con la culpa no son más saludables ni estaban más motivadas que quienes lo asociaron con la celebración. De hecho, se sentían menos en control de la comida y dijeron que eran más propensos a comer en exceso.

¿Te has sentido así alguna vez con esos alimentos que te hacen sentir culpable?

Ese sentimiento de culpa participa en el círculo del resacón del que siempre hablo. La vergüenza y la culpa se intensifican después de comer en exceso, dando lugar a comportamientos más rígidos y restrictivos para compensar el haber sido «mala», solo para sentirse fuera de control con la comida porque te has vuelto hiperconsciente de que no puedes comerlo, y luego te excedes.

O tal vez, en lugar de sentirse fuera de control, simplemente intentes racionalizar contigo misma: «No he comido (inserte el alimento aquí) en toda la semana y no voy a comerlo más, por lo que mejor comerlos todos ahora». Y el círculo se repite. ¿Alguna vez has estado ahí? Este efecto es el efecto última cena.

Esta culpa y vergüenza conducen a sentimientos de impotencia y falta de control, así como a la autocrítica, todo lo cual puede fomentar una baja autoestima y un estado de ánimo bajo, lo que impacta en tu salud mental.

Por eso es importante que dediques parte de tu tiempo y energía a eliminar la culpa por la comida.

CÓMO DISMINUIR LA CULPA POR COMER

No es algo que se pueda hacer de un día para otro. Lleva tiempo y trabajo, pero se puede conseguir.

Incluso si realmente quieres sanar tu relación con la comida, esos sentimientos de culpa los seguirás sintiendo, especialmente cuando comas algo que durante tanto tiempo has considerado como «malo».

Está completamente normal.

Se necesita mucha compasión, paciencia, práctica y apoyo para realmente eliminar los sentimientos de culpa.

Pero con lo que voy a compartir, tendrás algunos primeros pasos para comenzar a eliminar esa culpa, para que, con el tiempo, puedas llegar a un lugar en el que te sientas a gusto y en paz con sus elecciones de alimentos.

1. ¿Cuándo y por qué estás sintiendo culpa por comer?

Este primer paso se trata de crear conciencia sobre cuándo y por qué estás experimentando la culpa por la comida.

Por lo general, hay dos causas comunes de culpa en torno a la comida.

Es posible que hayas comido de forma automática y te hayas dado cuenta después.

En primer lugar, pueden surgir sentimientos de culpa si elegiste una comida que no estaba alineada con lo que realmente deseabas o necesitabas. Esto suele suceder cuando factores externos influyen en nuestra elección de alimentos sin que nos demos cuenta, como emociones como el estrés o el aburrimiento, nuestro entorno o comer distraída.

Este tipo de culpa tiende a tener menos que ver con la comida en sí, pero más con que no tomases una decisión consciente o específica. tome o no

La segunda causa, a menudo más arraigada, de la culpa por la comida que vemos es sentirse culpable después de comer alimentos que a menudo se etiquetan como «malos» o «prohibidos».

Esto puede suceder incluso cuando eliges comer algo conscientemente porque realmente lo disfrutas, pero la sensación de vergüenza te invade porque nos han enseñado a pensar en algunos alimentos como «buenos» y otros como «malos». . «

En cualquier caso, puedes usar un diario de alimentos reflexivo, no para medir cuanto comes, pero para crear conciencia sobre qué está causando tu culpa por la comida y cuándo la estás experimentando.

Como digo, el enfoque no se centra en las calorías ni en la lista de alimentos «buenos» y «malos», sino en descubrir más sobre lo que sentiste antes, durante y después de comer para que puedas notar dónde están estos sentimientos de culpa, o cualquier otra cosa que puedas estar experimentando.

Estas percepciones sobre ti realmente pueden ayudarte y autoconocerte.

Una vez sepas por qué te sientes culpable, el siguiente paso es tomar una pequeña acción para ayudarte a superarla.

Olvídate de las reglas

Piensa en lo que sucedería cuando eras niño y tus padres o alguien te dijera que no se te permitía hacer algo. ¿Cómo reaccionarías?

Estoy segura que querrías hacer exactamente lo que te dijeron que no hicieras.

Esto es lo mismo que nos pasa con las reglas restrictivas respecto a comida.

Cuando nos decimos a nosotros mismos que no podemos tomar un alimento, que es malo para nosotros; sin darnos cuenta, lo estamos colocando en un pedestal. Un pedestal que nos hace idealizar el alimento y desearlo mucho más que si nos hubiéramos permitido tener un poco en primer lugar.

Una vez que comemos el alimento, ya sea porque finalmente nos lo permitimos, nos recompensamos o simplemente lo colocamos frente a nosotros y ya no tenemos autocontrol, es mucho más probable que nos excedamos y experimentemos esa sensación extrema de bienestar.

Cuando eliminamos por completo estas reglas alimentarias, cuando sacamos el alimento del pedestal, el alimento ya no tiene poder sobre nosotras. Ya no nos sentimos fuera de control a su alrededor y, por lo tanto, ese ciclo de culpa se detiene.

Come con calma

Cuando la culpa se debe a que estamos comiendo de forma automática, porque estaba distraída, o porque algo en tu entorno te impulsó a comer, pero realmente no tenías hambre o no te apetecía, es importante tomarse un momento.

Hacer una pausa antes de comer y comprobar consigo misma que necesita tu cuerpo y que quiere. Es una excelente manera de tomar conciencia de las fuentes externas que influyen en tus elecciones frente a las que estás eligiendo tu, en función de las necesidades de tu cuerpo. A mi me gusta elegir conscientemente ¿y a ti?

Cuando hagas esta pausa, pregúntete por qué estás comiendo: ¿es aburrimiento, estrés, una situación o está experimentando hambre física?

Luego pregúntate si lo que estás eligiendo comer es algo que realmente deseas o solo deseas por factores externos.

Permítete reducir la culpa por la comida

Cree una experiencia en torno a la comida que le permita disfrutar y apreciar plenamente lo que está comiendo.

Por ejemplo, si has decidido que te gustaría tomar postre, siéntate a la mesa sin distracciones y lentamente saboree y pruebe cada bocado. Permítete esa alegría y placer de tu comida, ya sea lo que llamamos un «alimento para el alma» o una comida rica en nutrientes.

Así podrás sentirte más satisfecha y seguir adelante, en lugar de traer ese sentimiento de culpa.

Practica la curiosidad compasiva

Cuanto mayores nos hacemos, más aprendemos que las cosas no siempre salen según lo planeado. Es inevitable que las cosas den un giro brusco sin esperarlo.

Cuando esto sucede, practicar la curiosidad compasiva puede permitirte romper el círculo de la culpa.

En lugar de castigarte, la próxima vez que te encuentres en una situación en la que las cosas podrían haber ido en una dirección, pero desafortunadamente en otra, haz una pausa y reflexiona. Pregúntate sin juzgar, «¿Por qué sucedió esto?», «¿Cómo podría hacer las cosas de manera diferente la próxima vez para evitar que esta misma situación vuelva a suceder?».

Al reflexionar con compasión y curiosidad, puedes mirar hacia el futuro y planificar el éxito en lugar de pensar en el pasado.

Estos son solo algunos de los primeros pasos a seguir para superar la culpa por la comida. Al practicar estas y otras prácticas de alimentación consciente, comenzarás a experimentar más libertad y paz con tus elecciones de comida a lo largo del tiempo.

CÓMO RECIBIR MÁS APOYO SI ESTÁ EXPERIMENTANDO CULPA ALIMENTARIA

Si está buscando más apoyo, te animo a unirte al programa Transforma tu relación con la comida, donde aprenderás más sobre las acciones que debes tomar para dejar de lado la culpa por la comida y crear hábitos alimenticios más equilibrados y que te apoyen en tus objetivos.

¿No estás feliz con tu cuerpo ni con tu peso? Sigue leyendo…

¿Infeliz con tu peso? ¿Odias tu cuerpo? ¿Te gustaría tener el cuerpo de otra persona?

Sé lo que es sentirse constantemente infeliz con tu peso, tu cuerpo y odiar tu aspecto. Si has estado intentando perder peso toda tu vida pero no has llegado a ninguna parte, entonces es hora de probar un nuevo enfoque (porque amigo mío, esa vieja estrategia que has estado usando claramente no te está funcionando).

Si estás leyendo este artículo, entonces sabes que algo debe cambiar. Ya tienes porqué luchar con la comida, odiar tu cuerpo o tu peso.

A continuación te doy unos consejos para dejar de sentirse infeliz con tu cuerpo y peso:

1. No te saltes las comidas

Lo sé, estas ‘intentando ser bueno’.

Pero de verdad, lo único que pasa cuando te saltas alguna comida por querer adelgazar, es que se crea un sentimiento de privación, te sientes privado y hambriento y te comías todo lo que está a la vista.

Saltarse las comidas disminuye el metabolismo y no ayuda a perder peso. Cuando reduces mucho tus calorías, tu cuerpo reacciona poniéndose en modo supervivencia, reduce su metabolismo (es decir que quemas menos calorías al realizar sus actividades fisiológicas – respirar, dormir, digerir, asimilar…) y almacena el poco combustible que le proporcionas para poder seguir a flote.

Si quieres amar tu cuerpo y tu peso, debes dejar de saltarte las comidas.

2. Cambia tus redes sociales

¿Cuántos años gastarás deseando tener el cuerpo de otra persona antes de darte cuenta de que mirar fotos de personas delgadas no te motiva a perder peso? De hecho, es lo contrario.

A largo plazo, la llamada ‘inspiración’ te hace sentir infeliz con respecto a tu peso y, en general, te hace sentir mal contigo mismo (es decir, te motivas MENOS).

Si quieres amar tu cuerpo y tu peso y estar realmente saludable, debes pararlo, deja de seguir cuentas en las redes sociales de personas que no te hacen sentir bien, guapo o lo suficientemete delgado.

Restringe la forma en que usas las redes sociales. Hazme caso en esto. Revisa tu círculo interno

Feliz con tu cuerpo

3. Revisa tu círculo cercano

Las personas con las que pasas más tiempo tienen mucha influencia sobre ti. Así que, ¿quiénes son sus mayores influencers?

Si sales con una persona cuya alimentación es mala y te hace comer mal, rompe con ella.

Si tu amigo bebe mucho alcohol y te hace emborracharte cada vez que os veis. Háblalo con esa persona y ver como podéis resolver la situación.

Si tienes un amigo que siempre juzga los cuerpos de otras personas, de forma despectiva, haciéndote sentir mal. intenta distanciarte…

Mi familia solía comentar sobre mi comida, que si comía mucho, que si no comía lo suficiente. Un día les expliqué que con sus comentarios no me ayudaban y dejaron de hacerlo.

Puedes decidir quién dejas que te influya en tu vida. Si no quieres estar infeliz con tu cuerpo, toma el control.Aceptar que tu cuerpo es imperfecto.

4. Acepta que tu cuerpo es imperfecto

¿Cuántos AÑOS has desperdiciado odiando tu cuerpo y deseando que fuese diferente? Y todo ese odio, ¿dónde te ha llevado?

En algún momento, debes decidir que tu cuerpo está bien tal como está. Nunca se verá de la manera que tu quiere, siempre le verás algún imperfecto y algo que te gustaría mejorar. Tu cuerpo es imperfecto.

Tienes un par de opciones. Puedes pasar el resto de tu vida odiando la forma de tus muslos o tu barriga, o puedes decidir aceptar que tu cuerpo es imperfecto.

Esto no significa que dejes de trabajar para estar saludable. Pero sí significa que dejes de castigarte y odiarte a ti mismo. Lo que encontrará es que cuando ama tu cuerpo, comer de manera más saludable y hacer ejercicio se hace más fácil.

A mi me salen rollitos en la tripa cuando me siento, tengo un culo blando y y celulitis en mis muslos. Odié mi cuerpo durante muchos años. Pero llegó un punto en el que decidí que odiar mi cuerpo estaba arruinando mi vida y no me llevaba a ninguna parte. Cuando finalmente acepté mi forma natural, cuidar mi cuerpo con una alimentación saludable y ejercicio se hicieron mucho más fácil. Mi cuerpo es imperfecto pero esta sano y fuerte.

5. Elige UN cambio sencillo

Cuando estás sano, se siente bien y es difícil sentirse infeliz con tu cuerpo. ¿Quieres estar más saludable? Empieza poco a poco.

Cambia muchas cosas, de manera rápida y conseguirás que nada perdure demasiado tiempo, da igual lo motivado o las buenas intenciones que tengas. Es siempre mejor, adoptar pequeños cambios e ir progresando, una vez que se han convertido en una rutina, adopta otro cambio nuevo, pasito a pasito se llega mucho más lejos. Ya verás como dentro de un año estarás super agradecido de haber hecho el esfuerzo. Algunos de esos cambios que puedes comenzar a implementar y que son mucho más efectivos que las dietas son:

Cambia los refrescos azucarados por agua.

Dejar el alcohol para el fin de semana y ocasiones especiales.

Da más de 10.000 pasos cada día.

No comas delante de la tele.

Vete a dormir media hora antes.

Cocina más en casa y añade más verdura a tus platos.

Una vez que sientes el nuevo hábito saludable como parte de ti, elige otro y repite el proceso cuando estés listo. Aquí hay algunas ideas más: 29 hábitos saludables sorprendentemente simples.

6. Centrarse en la salud. No en perder peso.

Las básculas pueden ser tu mejor amigo o enemigo. Y la mayoría de las veces es lo segundo. Las básculas te mantienen atrapado en un ciclo emocional, con una obsesión con la comida (lo que a menudo significa que comes más, no menos) y un odio a tu cuerpo.

Cuando dejé de querer bajar de peso y empecé a centrarme en estar saludable, terminé haciendo las paces con la comida, mi cuerpo se fue moldeando y perdí algún kilo. De forma naturalmente, y fácil.

Deja de ‘tratar de ser bueno’ y comienza a tratar de sentirte bien.

Si te gustó este artículo, te encantará mi programa Transforma Tu Relación con la Comida. Es un cambio de vida porque te enseñarle a vivir de manera saludable sin obsesionarse ni sentirse culpable por la comida. No más caerse dentro y fuera de tu camino.