Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Cómo ser más amable contigo mismo

Solía ​​ser muy buena castigándome.
Cada día, por la tarde noche, solía repasar todo aquello que había hecho mal, en lo que había fallado, obviando y descuidando aquello que había hecho bien.

Soy una persona que espera mucho de si mismo. Y así me pasaba, que me decepcionaba cada dos por tres cuando era o hacía algo menos que perfecto.

Así que el propósito de año nuevo que me hice el año pasado (2018) fue sencillo: Ser amable conmigo misma … excepcionalmente amable. Esto hizo que tuviese que cambiar mis patrones de pensamientos y hábitos.

Este experimento me hizo darme cuenta que cuando soy amable conmigo misma, tengo mucha más confianza. Ya no necesito los elogios de los demás para sentirme bien (aunque siempre se agradecen :P)

Ser amable contigo mismo es amarte a ti mismo.

Ser amable es el acto. El resultado es amarte a ti mismo.

Comienza con el acto. El sentimiento le seguirá.

Durante mi búsqueda de amor propio, uno de los consejos habituales es que «te hables a ti mismo como si estuvieras hablando con tu mejor amigo». Pero sinceramente, siempre he encontrado ese consejo difícil de implementar. Necesitaba algo más práctico, así que

Quería algo más práctico. Así que seguí buscando, y esto es lo que aprendí de mi año siendo amable conmigo misma.

Pero primero… Ser amable contigo mismo significa amarte lo suficiente como para:

  • Perdónate por no ser perfecto. Recordándote que ya eres suficiente.
  • Centrarte en tus mejores cualidades, en lugar de centrarte en tus insuficiencias.
  • Y decir «no» cuando otros te piden demasiado (y saber que la incomodidad temporal que puedes experimentar al hacerlo es mucho mejor que lamentarte luego por haber dicho sí).

Ser amable contigo mismo no es algo que pasa de la noche a la mañana, no te despiertas una mañana y ya eres amable contigo. Es un proceso…

Es algo que tienes que elegir activamente hacer todos los días.

Aquí hay algunas cosas sencillas que he hecho durante el último año o más que me han ayudado a ser más amable conmigo mismo.

Date cuenta de tus pensamientos

¿El primer paso? Date cuenta cuando te estás culpando, lamentándote o cuando estás haciéndote pasar un mal rato.

Si ni siquiera te das cuenta de que te estás castigando, es muy difícil cambiar.

Cuando ahora me acuesto en la cama por la noche y me viene un pensamiento negativo, simplemente trato de notarlo. Puedes decirte a ti mismo «Oh, esto es una comparación» o «esto es ansiedad».

Intenta separar la emoción de ti … (es decir, ESTO ES una comparación vs YO ESTOY comparando).

Intento no caer en «Oh, María, te estás comparando de nuevo. ¡Para! Porque eso no es muy amable. Y no ayuda.»

Esto es sorprendentemente simple y maravillosamente poderoso que puedes comenzar a practicar desde ya.

Prepara primero TU comida

Conozco a muchas personas, y yo entre ellas, que se suele preocupar primero por que el resto de la familia, amigos, comensales coman y se dejan a ellos últimos para el final, y resulta que entonces no queda nada decente.

Si este eres tú, es hora de cambiar.

Es hora de ofrecerte a ti mismo lo mismo que das a los demás.

Sí, te estoy diciendo que te pongas tu primero la máscara de aire, como en los aviones. Pero más prácticamente, haz tu comida primero. O al menos, haz que sea una prioridad darte lo que le das a los demás.

No te estoy pidiendo que seas egoísta. Solo recordándote que es necesario que te permitas tu espacio, que pidas tu parte justa y que seas increíblemente amable contigo mismo.

Reta el tiempo que y con quién pasas en las redes sociales.

Es posible que pasar tiempo en las redes sociales te haga desconectar y distraerte, pero también son un intercambio de energía.

Las redes sociales requieren energía de ti, te quitan energía …

Esta podría ser la razón por la que estás cansado o agotado después de pasarte la tarde deslizando por tu feed. O la razón por la qué sientes que nunca tienes tiempo para ti mismo.

Cuando ya te sientes un poco mal, lo último que quieres hacer es mirar el perfil, el muro de noticias de otra persona. Pero sabrás que puedes tomar el control. Ponte horarios para navegar en las redes, usa apps que te avisen de que te has excedido del tiempo, elimina aquellos perfiles que te hacen sentir mal y sigue y apoya a aquellos perfiles que te hacen sentir bien, que te animan y te enseñan la vida tal y como es, no una ilusión óptica imposible de alcanzar.

Acepta cumplidos

Cómo de común es que pasemos de largo los elogios que nos hacen y las críticas las sintamos como un puñetazo en la cara…

Cuantas veces restamos importancia cuando nos hacen un cumplido, como cuando nos dicen, «uy que vestido más bonito llevas» y respondes «va, me lo compré en rebajas…» o «va, lo tengo desde hace mucho tiempo».

Cuando comienzas a aceptar cumplidos, comienzas a sentirte más digno. No quiero decir que debes solo confiar en los elogios de otras personas para tener confianza o autoestima, pero si creo que a veces otras personas pueden ayudarnos a recordar que somos dignos de aquellos momentos en que es fácil olvidar.

Cambia el habitual «¿este trapo viejo?» por un simple y amable, «muchas gracias».

E incluso recopila todos los cumplidos en un diario, un DIARIO DE PIROPOS.

Es muy bonito guardar un registro todas las cosas bonitas que la gente dice acerca de ti. De lo contrario, te olvidarás y lo único que recordarás a las 2 am es todo aquello en lo que has fallado…

Cuando alguien me envía una nota encantadora, o un amigo me hace un cumplido genuino, lo guardo en un documento de Word en mi ordenador. O en la sección de notas de mi móvil. O en un diario al lado de mi cama.

Suena raro. Pero funciona.

Cuando necesites levantarte el ánimo, puedes leer todos esos piropos y elogios.

No des por hecho que tienes un problema

Si alguien está siendo grosero contigo, por defecto asumes ¿que has hecho algo mal? Por ejemplo, piensas, «Obviamente no les gusto» «¿Tal vez fue algo que dije?»

La verdad es que solo tienes tu punto de vista, tu perspectiva, no sabes realmente lo que esa otra persona están pensando o lo que está sucediendo en su vida y el escenario más probable es que no tenga nada que ver contigo.

Se consciente, seguro, pero también, practica dar menos importancia. Si a alguien no le gustas, está bien. No es tu trabajo en la vida agradar a todo el mundo.

Consuélate

Cuando noto que hay pensamientos negativos en mi cabeza, activo la voz de mi padre. Esta es una voz suave y amable que dice «está bien, lo hiciste lo mejor que pudiste».

Encuentra la voz de tu padre y úsala a menudo.

Pregúntate ¿Qué puedo aprender de esto?

Cuando te equivocas, puedes rápidamente pensar «lo he arruinado de nuevo, ¡qué desperdicio! Ahora tengo que comenzar de nuevo…»

Pero equivocarse, o ser imperfecto (también conocido como ser humano), nunca es una pérdida de tiempo.

Porque siempre hay algo que ganar o aprender de esos errores.

Cuando vuelvas a equivocarte, o te encuentres en una situación incómoda, pregúntate: «¿qué puedo aprender de esto?»

Comenzarás a ver que nada es una pérdida de tiempo y que no todo se ha arruinado.

Elige un mantra

Honestamente nunca he sido muy fan de los mantras, la palabra en sí ya no me gusta…. pero aun así comencé a usar mantras y descubrí que realmente ayudan.

Mi terapeuta me enseñó esto, que estoy practicando y disfrutando recientemente:

«Yo soy suficiente. Soy esencial ”.

Me solía gustar «Me acepto a mí misma y acepto a los demás», el cual me ayudó con mi perfeccionismo / expectativa.

Para mí, un mantra actúa como un interruptor para el cerebro, ayudándome a notar pensamientos inútiles y «cambiar de canal» como encender el mando a distancia.

Cuando entro en modo de comparación, este es mi plan.

a) Primero observo: «Esto es una comparación», luego …

b) Repito mi mantra y luego trato de

c) cambiar el canal. Aclara y repita según sea necesario.

Perdónate por no ser perfecto.

No es tu trabajo en la vida ser perfecto … o hacer que todo salga bien. No necesitas lucir perfecto desde todos los ángulos o hacer que a todos les gustes.

Estás hecho para mucho más.

Si estás siendo duro contigo mismo, es porque esperas la perfección.

Está bien tener altos estándares, soñar a lo grande. Pero no está bien enfadarte contigo mismo cuando te equivocas. Puedes querer mucho para tu vida y también dejar de lado el perfeccionismo que te está frenando.

¿Quizás tienes miedo de que a la gente no le gustes tanto si se dan cuenta que no eres perfecta (divertido / guapo / delgado)?

Curiosamente, cuando muestras tu lado imperfecto, tiendes a gustarle más a la gente. Eso es porque es un alivio cuando descubrimos que alguien más tampoco es perfecto, ¡igual que nosotros!

Cuando te presentas como eres, los demás pueden suspirar aliviados porque también pueden finalmente dejar de lado sus pretensiones y ser quienes son. Y eso es mucho más bonito que todos aquellos que quieren vender humo y pretenden ser lo que no son. ¿No te parece?

Encuentra a alguien que te escuche.

No, no me refiero a tu madre, ni a tu mejor amigo, ni a tu peluquero. Me refiero a un profesional, a quien se le paga por escuchar.

Algunas personas reciben masajes cuando se sienten mal, yo he ido a terapia durante mucho tiempo y es una de las cosas más amables que he hecho por mí.

Vas al gimnasio por tu cuerpo, ¿por qué no ejercitas tu cerebro?

Practica decir que no

¿Te sientes demasiado cansado para salir o ayudar a alguien? Está bien, es normal y no tienes porqué hacerlo.

Siempre me digo: Di no ahora para que no te arrepientas más tarde.

Prefiero sentirme un poco mal, al principio, a corto plazo que lamentarme más tarde durante más tiempo.

Sí, te puedes sentir un poco incómodo diciendo que no, pero te prometo que se hace más fácil y, mientras que decir que no a otra persona puede hacerte sentir que eres poco amable, sabes que es una cosa increíblemente amable que puedes hacer por ti mismo.

Meditar

Me encantaría decirte que es algo que hago a menudo. Pero no. Estoy trabajando en ello. Siempre me siento mejor, confiado y menos ansioso cuando medito.

La meditación puede ser la mejor manera de ser amable contigo mismo.

Así que necesitaba poner «meditar» en esta lista porque ser amable conmigo mismo es también aceptar que no necesito hacerlo todo a la perfección y haberlo hecho todo yo para poder ayudar a otras personas.

Y tal vez tu, lector encantador y amable, puedes dejar un comentario a continuación o en las redes sociales y compartir consejos sobre cómo aprender a meditar de forma más constante.

¿Cómo eres amable contigo mismo? ¿Qué te funciona? Deja un comentario a continuación (en la parte inferior) o comparte conmigo en las redes sociales.

Suscríbete a la Newsletter y recibe mi ebook 10 mandamientos para dejar de comer emocionalmente.
Recibe recetas, consejos de salud y muchas cositas más

Deja un comentario

Disclaimer: la información de esta web no pretende reemplazar la opinión de un profesional de la salud cualificado y no pretende ser un consejo médico. María te anima a tomar tus propias decisiones de salud según tu investigación y en asociación con un profesional de la salud cualificado. Todos los contenidos de este sitio web se basan en las opiniones de María, a menos que se indique lo contrario.