Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Autocuidado: Porqué no pasa nada, si no gusto a los demás

Siempre he sido una persona a la que le gusta complacer a la gente.

Decía que sí, cuando realmente quería haber dicho que no. Y luego me enfadaba porque esa persona me pedía demasiado.

Y he estado mucho tiempo haciendo cosas porque sentía que ‘debía’.

Pero ahora, he aprendido a decir que no y me encuentro cómoda haciéndolo.

Llegar a este punto no ha sido fácil.

El miedo a no gustar, a que te juzguen, a que se rían de ti, a que te abandonen, te griten… como casi toda mujer, ese «gustar» era lo que más deseaba.

La verdad es que todos deseamos tener la libertad de ser nosotros mismos. Decir lo que realmente queremos decir, comer lo que queremos comer, vestirnos como queremos vestirnos y abiertamente compartir lo que creemos.

Pero también queremos sentirnos queridas y aceptadas.

La vida nos ha hecho creer que solo seremos amadas si mostramos la versión mas guapa, la más delgada… y nos ha hecho esconder esas cosas que no son tan «deseables».

Algunos días tienes tanto miedo de no gustar, que simplemente callas y asientes, incluso si te parece que está mal.

Pero la cosa es que fijar barreras te ayuda a estar saludable. Esas barreras son la distancia a la cual puedes amar a los demás y los demás te pueden amar a ti. Si constantemente estás complaciendo a los demás, y haciendo lo que crees se espera de ti, acabarás frustrada, triste y sin energía.

Fijar esas barreras es esencial para tu salud e implica aceptar que habrá gente a la que no gustarás. Da igual lo que hagas, tu apariencia, tu peso, cómo vistas, siempre habrá alguien al que no gustes, o que no te acepte.

Cuando dices sí a los demás,  asegúrate de no estar diciéndote no a ti mismo.

Establecer límites claros y poder decir que no es realmente importante para tu bienestar, incluso si conlleva dejar de gustarle a algunas personas. Es esencial para el autocuidado.

Aceptar que no gustar es inevitable te libera para que puedas elegir lo que verdaderamente quieres hacer, en vez de vivir tu vida por otras personas.

Entiendo porqué es tan difícil. El sentido común y el instinto humano nos lleva a no querer ser odiados. Y decir NO cuando otras personas demandan demasiado o defenderte significa que tienes que tener coraje.

Tener el coraje de vivir tu propia vida y no la que otros esperan de ti es una elección. Es tu elección.

Lo bonito es que cuando tenemos coraje para mostrarnos tal y como somos, también damos permiso a los demás para hacer lo mismo. Y eso es todo un alivio para ellos, pues ahora finalmente pueden hablar libremente también. El coraje es algo contagioso.

¿Lista para sentir el miedo y hacerlo de todas formas? Aquí van unos consejos simples (que no siempre son fáciles) para que te pongas a ello:

Preocúpate lo suficiente por ti, como para decir NO.

La gente va a seguir pidiendo demasiado de ti. Eso no puedes controlarlo.

Puedes enfadarte con ellos por pedirte demasiado (pero este método no funciona, lo he intentado) O puedes entrenar tu habilidad para establecer límites claros.

Aquí está mi propio ejemplo: aproximadamente una vez a la semana recibo un correo electrónico pidiéndome que trabaje gratis. en el pasado lo hacía, pero este tipo de siempre me terminaban desquiciando y agotando mi energía y me dejaban resentida.

En lugar de enfadarme con ellos, me di cuenta que era yo la jefa de mi vida y la que tenía que establecer mis límites. Así que ahora uso esta frase para guiarme:

Si no es un «¡Oooh síiiiii!», Entonces es un «No, gracias».

En otras palabras, si no te ilumina y te entusiasma desde el principio, si tienes que pensarlo, entonces probablemente sea mejor decir que no.

La gente siempre te pedirá demasiado. Depende de ti imponer tus propios límites porque nadie lo hará por ti.

Debes preocuparte lo suficiente por ti mismo para decir que no

Dí sí a ti misma primero.

«Cuando dices sí a los demás, asegúrate de no decirte no a ti mismo».

Paulo Coelho

Si no estás lista para hacer cambios drásticos en tu vida, comience con poco. En lugar de decir sí a cenar con alguien que pasa toda la noche hablando de el mismo … sugiere un café de 30 minutos para poneros al día.
Puede que te sientas incómoda al principio. Pero la incomodidad de decir no es mejor que el resentimiento de después, por haber dicho que si.

Es muy habitual que mujeres que son mamás, preparen snacks para que toda la familia se lleve al cole/trabajo, pero no se preparan nada para ellas. Es realmente importante que priorices tu alimentación con alimentos nutritivos, así como trata de alimentar a tu familia.

Aquí está mi desafío para ti: la próxima vez que prepares comida para la familia, primero prepara tu comida y luego la de los demás

Di lo que piensas, de forma amable.

Es el momento de dejar que tus palabras y acciones reflejen lo que realmente crees que es verdad. Lo más probable es que si dices tu verdad y te defiendes, no todos estarán contentos con eso. Y eso está bien.

¿Mi consejo? Se amable.

Es realmente difícil ser malo con alguien que es realmente amable. Y si son malvados al respecto, entonces dice más sobre su inseguridad y miedo que sobre ti. Es una buena forma de compartir tu opinión y no ir acumulándola y que luego estalle de golpe.

Recuerda las cosas que te dan alegría

Para establecer límites saludables, primero, tienes que saber qué te hace feliz y qué no. Pregúntate si te gusta / disfrutas / estás de acuerdo con las cosas que haces, ves o escuchas. Intenta no juzgarlo. Solo observa si tu mente o cuerpo se sienten abiertos o cerrados.

Si normalmente estás de acuerdo con tu pareja o un amigo porque «es lo más fácil», tómate un momento para pensar realmente en lo que quieres.

Te sorprenderá todo lo que descubres que no te aporta alegría, esto te ayudará a ser más claro sobre lo que realmente haces. Es liberador finalmente ser consciente de lo horrible que te hace sentir cuando tus acciones o palabras no se alinean con lo que realmente crees.

Y una vez que comience a notar cuándo las cosas no se hacen sentir «bien», será difícil ignorarlas.

La próxima vez que alguien le pregunte qué película quiere ver, qué le apetece comer o si tiene tiempo libre, hable y defiéndase.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Coge un trozo de papel y escribe lo peor que podría pasar si haces X.

Por ejemplo, ¿qué es lo peor que puede pasar si:

  • ¿Le digo a mi jefe que creo que merezco un ascenso? → No me ascienden
  • Dejo de ir a cada cena que organizan mis amigos → Se ofenden y nos separamos como amigos
  • Finalmente me inscribo en esa clase de Hip Hop para principiantes → Realmente se me da fatal bailar hip hop

Ahora, ¿es realmente tan malo? Si es tan malo, entonces, por supuesto, reconsidera. Pero si no es así … vamos a probar juntos 🙂
¡Estaré justo a tu lado!

Practica hasta que se vuelva un hábito

Si vale la pena luchar por algo, probable no sea fácil. Ser valiente es un hábito.

Y todavía es algo con lo que lucho todos los días.

A veces, estoy tan abrumada por lo mucho que todavía hay que cambiar en la industria del bienestar que pienso seriamente mudarme a Costa Rica y perderme del mundo.

Cuando la vida se vuelve agobiante, da un paso atrás, encuentra algo de claridad, busca la ayuda que necesitas y vuelve con más fuerza.

Porque al practicar el coraje, pones en primer lugar tus deseos e iluminas el camino para los sueños de quienes te rodean. Y eso vale unos cuantos disgustos.

Suscríbete a la Newsletter y recibe mi ebook 10 mandamientos para dejar de comer emocionalmente.
Recibe recetas, consejos de salud y muchas cositas más

Disclaimer: la información de esta web no pretende reemplazar la opinión de un profesional de la salud cualificado y no pretende ser un consejo médico. María te anima a tomar tus propias decisiones de salud según tu investigación y en asociación con un profesional de la salud cualificado. Todos los contenidos de este sitio web se basan en las opiniones de María, a menos que se indique lo contrario.